Los vehículos autónomos, a menudo llamados AV, tendrán un impacto significativo en el panorama de la movilidad en los próximos años. Especialmente cuando pueden ser utilizados para servicios bajo demanda, incluso estos tienen el potencial de hacer que los servicios de transporte público sean más atractivos y competitivos.

En términos prácticos, esto significa, que los usuarios podrán usar una aplicación para utilizar el servicio de transporte para ir a la estación de metro o tren más cercana. El transbordador no tendrá conductor y recogerá uno o varios pasajeros utilizando rutas óptimas.

Por supuesto, todavía se necesitan muchas pruebas y análisis antes de que AV pueda recorrer las avenidas de manera segura y confiable. Pero un panorama de transporte con una presencia significativa de vehículos autónomos está más cerca de lo que parece.

Ciudades y empresas de todo el mundo ya hacen pruebas reales; compañías como Uber y Waymo, por nombrar algunas, son muy activas en sus pruebas AV. Y recientemente, se lanzó una prueba con flotas de transbordadores robot en cinco ciudades europeas.

Al mismo tiempo, proporcionar servicios bajo demanda con estas nuevas tecnologías presenta desafíos para las autoridades municipales, los operadores de transporte público y los fabricantes de automóviles. Todos quieren descubrir cómo utilizar mejor los vehículos autónomos como parte del sistema de transporte público.

Preguntas sobre vehículos autónomos.

Entre las preguntas que rodean la próxima introducción de los servicios AV bajo demanda está: ¿cómo serán esos servicios? ¿Qué impacto tendrán los vehículos autónomos en los sistemas de transporte existentes? ¿Qué cambios en la infraestructura son necesarios? ¿Y realmente resolverán los problemas de contaminación?

¿A qué velocidad de penetración se produce el impacto de los vehículos autónomos? ¿Cuál es el valor agregado para la sociedad? ¿Y qué caso de negocios están alineados con los AV?

Muchas preguntas están ocurriendo con el surgimiento de las nuevas tecnologías. Las herramientas de software, que visualizan y simulan escenarios de movilidad, pueden ayudar a responder muchas de estas preguntas.

Imaginemos que cierta ciudad estima que el 10% de sus residentes utilizarán servicios de transporte con vehículos autónomos. ¿Cómo puede saber si esto dará como resultado la reducción deseada en el tráfico, las emisiones y el ruido? ¿Qué pasa si los resultados se pueden lograr si más (o menos) personas usan los servicios AV?

La creación de un modelo de tráfico de las ciudades es el punto de partida más efectivo para medir el impacto de los vehículos autónomos y los servicios bajo demanda. Dentro de este modelo de tráfico, o «modelo digital», es posible visualizar y comparar muchos escenarios diferentes de tráfico donde los AV son parte del sistema.

La ejecución de diferentes parámetros abre posibilidades de optimización. Por ejemplo, aclara el tiempo máximo que un viajero está dispuesto a esperar el transbordador autónomo a pedido; o el desvío de tiempo de viaje aceptable durante el viaje compartido.

El Estudio de Oslo y los AV

Transporte publico

Una de las ciudades que está tomando medidas activas para preparar la introducción de vehículos autónomos es la capital noruega, Oslo. Un estudio reciente, en el que PTV Group se asoció con el operador de transporte de Oslo Ruter y la consultora COWI, realizó una simulación de cómo sería la capital incluyendo a los vehículos autónomos.

El estudio, completado en abril de 2019, verificó qué impacto tendrán los vehículos autónomos y los servicios bajo demanda en la red de transporte de la ciudad.

El estudio mostró que los vehículos autónomos ayudarán a reducir el tráfico sólo cuando se integren en un sistema de movilidad más grande. Pero si se usa de la misma manera que los automóviles de hoy empeorarán la situación.

El escenario que produjo la mayor reducción en el tráfico fue donde los usuarios del transporte público continúan usándolo cotidianamente mientras los conductores de automóviles cambian a utilizar viajes compartidos. Esto dio una reducción del 14 por ciento en el tráfico del área de estudio. Por el contrario, el volumen de tráfico aumentaría en un 97 por ciento si todos los que conducen actualmente y todos los que usan el transporte público cambian a los vehículos autónomos.

Estimación de la demanda de vehículos autónomos.

El software de PTV se utilizó en otras ciudades, como Colonia o Barcelona, para evaluar los efectos sobre el tráfico de los servicios bajo demanda.

Las simulaciones en estos estudios señalan un hecho interesante: solo la mitad del número sugerido de vehículos bajo demanda es suficiente para satisfacer el 80% de la demanda. En otras palabras: si se necesitan 4.000 vehículos para satisfacer toda la demanda de un nuevo servicio, 2.000 serían suficientes para cubrir el 80%. La otra mitad de la flota es ineficiente.

AV y calidad del aire y contaminación acústica

Otro factor para un futuro con vehículos autónomos es su efecto sobre la contaminación del aire y el ruido. Una solución conjunta con el software PTV y la estrategia urbana fue un modelo de cálculo para la planificación interactiva realizado por la organización de investigación holandesa TNO.

Esto permite a los formuladores de políticas acercarse a vecindarios específicos y calcular los efectos de las medidas planificadas.

El complejo trabajo de preparación para vehículos autónomos está en marcha. Las sofisticadas herramientas de visualización brindan a los planificadores, y al público, una visión de cómo será la vida con los vehículos autónomos.

Prepárese para la era de los AV

PTV Group ayuda a las ciudades y operadores de transporte a preparase para los vehículos autónomos y su posible uso masivo.

Acerca del Autor

A Robin le apasiona hacer que la movilidad de hoy y de mañana sea más segura, más predecible, más eficiente y más sostenible a través de un mejor uso de las tecnologías impulsadas por los datos y el software.

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name