Actualmente, el transporte representa el 24% de las emisiones mundiales de CO2. Los vehículos tales como: automóviles, camiones, autobuses y motocicletas son responsables de casi las tres cuartas partes de estas emisiones. Para que el mundo se mantenga dentro del margen de aumento permitido de 2 ° C en la temperatura promedio, el sector necesita ser descarbonizado urgentemente. Con su Green Deal, la Comisión Europea ha anunciado que reducirá las emisiones de transporte en un 90% para 2050. Un objetivo clave es impulsar considerablemente la absorción de vehículos de energías limpias y combustibles alternativos como los EVs.

Para lograr esto, especialmente en las ciudades, los vehículos eléctricos (EVs) desempeñarán un papel decisivo.

Cuando se trata de movilidad eléctrica, lo primero que viene a la mente son los autos eléctricos. Sus ventas superaron los 2,1 millones a nivel mundial en 2019, lo que elevó el stock de vehículos eléctricos en todo el mundo a 7,2 millones de automóviles.

Algunos gobiernos apoyan la compra de automóviles eléctricos con subsidios. Alemania, por ejemplo, ha anunciado planes para duplicar los subsidios existentes a 6,000 euros por EV, mientras que los autos eléctricos disfrutarán de un impuesto a las ventas reducido.

Rango de ansiedad

Dr. ir. Gonçalo Correia
Dr. ir. Gonçalo Correia, TU Delft

Sin embargo, la transición de los combustibles fósiles puede ser lenta.

«Estoy bastante seguro de que los EVs se establecerán más rápidamente en el sector público y comercial que en el sector privado», dice el Dr. ir. Gonçalo Correia, investigador de transporte y movilidad en la Universidad Tecnológica de Delft en los Países Bajos y líder del laboratorio hEAT del Departamento de Transporte y Planificación que estudia la movilidad eléctrica y automatizada.

“Los propietarios privados todavía tienen que invertir más dinero en un automóvil electrónico en comparación con un automóvil convencional. Luego se enfrentan a un «rango se ansiedad» y corren el riesgo de no poder usarlo para todos los propósitos y distancias de viaje previamente planeados, dice Correia.

Por otro lado, continúa, “los operadores de servicios compartidos compran una flota de vehículos eléctricos y de generan las economías de escala. Y esas flotas se pueden gestionar de manera más eficiente en términos de carga, por ejemplo».

Autobuses eléctricos para combatir la contaminación.

En las ciudades, donde un gran número de personas y vehículos se mueven dentro de un espacio geográfico denso, los efectos de la contaminación del aire son especialmente altos. Descarbonizar el transporte público es un paso lógico y necesario.

Muchas ciudades en todo el mundo ya han comenzado a reemplazar los autobuses Diesel con flotas de transporte eléctrico. China es el ejemplo de esta actividad. En la metrópoli de Shenzhen, por ejemplo, los autobuses eléctricos han estado funcionando e desde finales de 2017.

Ciudades de todo el mundo, como Wellington, Nueva Zelanda o Leipzig, Alemania, están siguiendo ese ejemplo.

Movilidad eléctrica bajo demanda

El cambio también se está produciendo entre los proveedores privados de movilidad bajo demanda. La compañía de viajes compartidos Lyft recientemente se comprometió a obtener vehículos 100 por ciento eléctricos en su plataforma para 2030.

El Dr. Correia está convencido de que las autoridades de la ciudad deben tomar la iniciativa aquí: “Las ciudades pueden ayudar a marcar la diferencia con medidas reguladas. Estas medidas pueden ser, por ejemplo, imponer el uso de EVs a cambio de una licencia de operación; o subsidiando el estacionamiento para compañías que actúan de una manera más ecológica «.

Resolviendo desafíos de movilidad eléctrica

Las empresas de transporte público y los proveedores de movilidad privada se enfrentan a desafíos similares con respecto al transporte eléctrico: ¿qué vehículos se adaptan mejor en términos de alcance, capacidad y tiempo de carga? ¿Cuántos EVs se necesitan para proporcionar un servicio confiable? ¿Cómo se ve una infraestructura de carga eficiente?

El cambio hacia los EVs es una inversión importante y debe estar bien planificado. Las soluciones de software pueden ayudar a analizar, modelar y resolver estos problemas.

«Los modelos son primordiales para planificar y operar sistemas eléctricos con éxito», explica el Dr. Correia, «por ejemplo, al determinar el tamaño de la flota necesaria para proporcionar un cierto nivel de servicio en una ciudad. O al desarrollar estrategias de carga de dónde y por cuánto tiempo cargar los EVs. Al modelar el consumo de energía en una ciudad, incluso es posible analizar cómo cargar de forma inteligente los vehículos, de modo que contribuyan a reducir los picos de demanda».

Seminario web gratuito sobre el futuro de los EVs

«Vehículos eléctricos: seguridad para las ciudades, ¿o solo es una ilusión?» espera el webinar el 29 de julio

Acerca del Autor

Desde formas sostenibles de movilidad como el ciclismo y la conducción autónoma hasta la seguridad vial y las estrategias para el último kilómetro: Steffi siempre está buscando nuevas historias y está fascinada por la riqueza de temas emocionantes que nuestra movilidad tiene que ofrecer cada día.

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name