Junto con el sombrío número de víctimas a causa de la pandemia de coronavirus, ha surgido un efecto secundario positivo: las personas utilizan más bicicleta y caminan con más frecuencia. En tiempos de distanciamiento social, estas parecen ser la opción más segura y rápida para moverse en las ciudades. Metrópolis como Bogotá, Nueva York o Berlín, reaccionaron rápidamente abriendo ciclovías  temporales. Otras ciudades están haciendo reasignación de espacio en las calles para los peatones. ¿Podrían estas medidas estar liderando el camino hacia una movilidad urbana más sostenible en tiempos posteriores a COVID-19?.

Milán quiere hacer la reasignación de espacio en las calles de forma permanente

Según un estudio alemán actual, uno de cada cuatro alemanes espera caminar con más frecuencia después de la crisis, y aproximadamente uno de cada cinco espera circular más. Milán es ahora la primera ciudad en anunciar un ambicioso programa para hacer la reasignación de espacio en las calles permanentemente e impulsar el uso de bicicleta y caminata y así reducir el uso del automóvil. Debido al confinamiento, la congestión del tráfico motorizado se ha reducido en un 30-75% y la contaminación del aire con él. Ahora, la ciudad del norte de Italia anunció que 35 kilómetros de calles se transformarán en carriles para bicicletas y senderos para caminar. En otras calles, los pavimentos deben ampliarse y dar prioridad a los peatones y ciclistas. Además, la ciudad introducirá límites de velocidad de 30 km / h.

Durante años, el Ayuntamiento de Milán ha tratado de reducir el tráfico de vehículos, el vicealcalde Marco Granelli dijo al periódico británico The Guardian: “Si todos manejan un automóvil, no hay espacio para las personas, no hay espacio para moverse, no hay espacio para actividades comerciales fuera de las tiendas «.

¿Cómo cambiar las calles permanentemente?

ciclistas
Milán planea dar prioridad a los peatones y ciclistas.

Pero, ¿la apertura de más ciclovías o senderos también significa que las ciudades automáticamente se vuelven más amigables con las bicicletas o se puede caminar con mayor facilidad? Definitivamente debe ser secundado por un cambio a largo plazo en el comportamiento de las personas hacia la nueva movilidad activa.

Las autoridades pueden fomentar la movilidad activa mediante la creación de conexiones atractivas con otros modos de transporte, así como a través de la red de carreteras de la ciudad. Es esencial proporcionar una infraestructura que permita a los ciclistas y peatones llegar a su destino de manera segura, cómoda y efectiva.

Las ciudades se enfrentan a numerosas preguntas: ¿Dónde construir una nueva ciclovía o sendero? ¿Cómo será la interacción con otros usuarios? ¿Cómo afectarán las nuevas medidas la vida en la ciudad? ¿Cómo proporcionar «olas verdes» que marquen la diferencia para los ciclistas? Y, por supuesto, ¿qué medidas garantizarán la seguridad vial?

Antes de implementar proyectos de infraestructura costosos, tiene sentido probar y validar las diferentes medidas para la reasignación de espacio de en las calles en un entorno virtual. Los modelos pueden ayudar a simular y analizar de manera realista el tráfico actual y futuro de bicicletas y peatones de una ciudad y atravesar diferentes escenarios hipotéticos.

Fomentar el ciclismo y caminata en tu ciudad

El software PTV Vissim ayuda a los planificadores a elegir medidas efectivas para las comunidades

Acerca del Autor

Desde formas sostenibles de movilidad como el ciclismo y la conducción autónoma hasta la seguridad vial y las estrategias para el último kilómetro: Steffi siempre está buscando nuevas historias y está fascinada por la riqueza de temas emocionantes que nuestra movilidad tiene que ofrecer cada día.

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name