En 2018, la Iniciativa de Movilidad Urbana Transformadora (TUMI) puso en marcha la red Women Mobilize Women para potenciar a las mujeres en el transporte y crear una movilidad más diversa. Leonie Guskowski y Verena Flues, de la Asociación Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), están a cargo de esta red. En esta entrevista hablamos con ellas sobre el tema de la movilidad con perspectiva de género.

Para entrar en el tema, ¿Qué modos de transporte utiliza?

Leonie: Soy una ciclista entusiasta

Verena: Yo también, hasta que me mudé a Düsseldorf hace un tiempo. Ahora, voy a viajar en tren a Bonn, donde se encuentra el GIZ, y voy a pie para llegar a la estación de tren.

Entonces, parece ser cierto que las mujeres conducen menos que los hombres… ¿Los patrones de movilidad de los sexos realmente difieren tanto?

Verena: Por supuesto, esto no puede generalizarse. Las mujeres y los hombres no son un grupo heterogéneo en cuanto a vivienda, ingresos o grado de motorización. Pero las estadísticas muestran diferencias. Las mujeres usan el transporte público o caminan más a menudo. Especialmente en los países en desarrollo y emergentes, las mujeres tienen mucho menos acceso al automóvil que los hombres. Pero incluso aquí en Alemania, los hombres conducen casi el doble en automóvil que las mujeres, según un estudio.

Mientras que la movilidad de los hombres es a menudo muy lineal, es decir, el camino al trabajo por la mañana y de vuelta a casa por la tarde, las mujeres hacen varios viajes más cortos – lo que se conoce como encadenamiento de viaje. Esto resulta del hecho de que las mujeres suelen asumir la mayor parte del trabajo de cuidado: Llevar a los niños a la escuela, ir al trabajo, hacer la compra, etc.

Leonie: En el pasado, las ciudades se planificaban para los automóviles con el típico patrón de movilidad masculina. El encadenamiento de viajes no se consideraba en absoluto en los datos que sirvian de base para la planificación urbana y de tráfico. Hay una verdadera laguna de datos. Sin embargo, el hecho de tener en cuenta las diferentes pautas de movilidad y las necesidades de los distintos grupos de población es muy importante para la planificación. Sólo así la movilidad puede llegar a tener perspectiva de género, ser diversa y accesible.

¿Cuáles son las necesidades de las mujeres en materia de movilidad?
Verena Flues, GIZ
Verena Fluez

Verena: El aspecto de la seguridad es muy importante. Muchas mujeres han tenido malas experiencias o temen la violencia física y verbal o el acoso sexual en el transporte público y en el camino. En los últimos años, las ciudades se han dado cuenta de este problema y están tratando de abordarlo a través de campañas especiales. Esto incluye, por ejemplo, una mejor iluminación en las paradas de autobús o el uso de tecnologías como la videovigilancia o aplicaciones para informar de los problemas. Pero también la formación del personal en cómo tratar estos problemas. Un entorno inseguro no sólo afecta a las mujeres individualmente, sino que a largo plazo afecta a todo el sistema de transporte.

¿No se trata sólo de detener el acoso sexual en sí, sino también el miedo a sufrirlo?

Verena: Sí, tienes razón. Según un estudio de América Latina, esos temores se transmiten incluso de una generación a otra.

Leonie: En Bogotá, Colombia, había un proyecto piloto de la TUMI en marcha, con el objetivo de mejorar la seguridad en sí misma y la percepción de la seguridad en los lugares públicos y en el transporte público. Con la ayuda de una aplicación, la gente podía indicar dónde se sentía insegura. Los datos se utilizaron luego para identificar los puntos de peligro y se aplicaron medidas específicas para mejorar la sensación de seguridad.

Verena: A veces sólo se necesitaban pequeñas cantidades de dinero para revivir los rincones y hacerlos más seguros, como una nueva capa de pintura o la plantación. Es impresionante cuando ves las fotos de antes y después.

Aparte de la seguridad, ¿qué otras necesidades de las mujeres deben ser atendidas?

Leonie: En cualquier caso, la accesibilidad. Las mujeres que viajan con autos más pequeños o suelen llevar mucho equipaje y necesitan poder usar el transporte sin complicaciones.

Otro punto importante es la integración de las tarifas. Especialmente en los países en desarrollo, las mujeres suelen tener ingresos más bajos que los hombres. Dado que utilizan diferentes medios de transporte y tienen que pagar cada viaje individualmente, suelen gastar más dinero en movilidad que los hombres. Por lo tanto, es muy útil para ellas si pueden utilizar varios autobuses o diferentes medios de transporte con un solo pago.

La iniciativa Women Mobilize Women no sólo se compromete a tener en cuenta las necesidades de las mujeres, sino también a fortalecer a las mujeres que trabajan en el sector de la movilidad y el transporte …

Verena: Todo el sector sigue estando dominado en gran medida por los hombres. Esto significa una falta de experiencia. Si nunca me he sentido inseguro parado en una parada de autobús oscura, o hecho la experiencia de lo agotador que es el viaje de A a B durante la hora punta con un cochecito de bebé, probablemente me resulte difícil ponerme en esta perspectiva y mejorar la situación.

Por esta razón, TUMI inició una conferencia para fortalecer el papel de la mujer en la industria hace dos años. El objetivo era, por un lado, conectar a las mujeres y darles una voz más fuerte en el sector. Por otro lado, queríamos abordar conjuntamente la cuestión de cómo se puede mejorar la movilidad de las mujeres, en la planificación urbana y en la ejecución de proyectos.

Leonie: Hoy en día, se ha convertido en una red de mujeres de todo el mundo que quieren cambiar activamente el sector de la movilidad y hacerlo más diverso. Se han establecido grupos regionales en América Latina y el África oriental y se han organizado numerosas conferencias y seminarios.

Guskowski, Leonie
Leonie Guskowski

Estamos recibiendo numerosas consultas, hay un gran interés en el tema es lo que aumenta la conciencia. Una cosa que nos enorgullece especialmente es la publicación «Remarkable Women in Transport», donde presentamos cada año a las mujeres que trabajan en el sector del transporte.

Verena: Es genial ver que tantas cosas están en movimiento. El ciclismo, por ejemplo, ha ganado importancia en general, entre otras cosas debido a la pandemia de Coronavirus, pero especialmente entre las mujeres. En América Latina hay muchos colectivos de mujeres que usan bicicleta en los que las mujeres se apoyan mutuamente y, por ejemplo, se enseñan unas a otras a montar en bicicleta.

Leonie: En las sociedades tradicionales, el ciclismo a menudo no se enseña tan naturalmente a las niñas como a los niños. Si lo aprendes como adulto en una ciudad, el obstáculo del ciclismo es muy alto. Por eso es importante que haya otras mujeres que sean conscientes del problema y que se fortalezcan mutuamente. El auge del ciclismo entre las mujeres es un verdadero movimiento de empoderamiento. Es una clara señal que dice «¡Decidimos por nosotras mismas, nos enseñamos a nosotras mismas!»

Webinar gratuito: Las mujeres y la movilidad: ¿debería ser diferente el transporte?

Participe en un evento en línea sobre la movilidad inclusiva y sus efectos en el empleo, el desarrollo y la seguridad.

Acerca del Autor

Desde formas sostenibles de movilidad como el ciclismo y la conducción autónoma hasta la seguridad vial y las estrategias para el último kilómetro: Steffi siempre está buscando nuevas historias y está fascinada por la riqueza de temas emocionantes que nuestra movilidad tiene que ofrecer cada día.

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name